Docencia

Buscar en fisioEducación

Me gustaría rendir mi pequeño homenaje a Miliki, y por eso voy a usar una de sus frases más famosas:

"¿CÓMO ESTÁN USTEDES?" para introducir esta nueva entrada.

- No les oigo bien.

Para que todos los reunidos gritaran más fuerte:

- "Bieeeeeeennnnnnn".

El objetivo primario de los que organizamos jornadas de fisioterapia abiertas a todos, es participar con un foro más dentro de las distintas iniciativas que desde otros colectivos de la Fisioterapia se realizan y que cada vez, afortunadamente, son más numerosas, como nos recuerda nuestro compañero Juan Antonio González en su blog con la entrada " Otoño caliente en la fisioterapia".

Os invito a leer el fisio-relato ganador de nuestro ejercicio de relatos que os mencioné en mi anterior entrada. La autora es Paula Ludeña, alumna de 4º Grado de Fisioterapia.

Daniel esperaba sentado en un largo pasillo a que alguien le llamara. Estaba solo en un lugar desconocido, dónde batas y pijamas blancos eran vestidos por personas que entraban y salían sin cesar de una sala nueva para él y que pronto se convertiría en familiar.

En su libro de bioquímica estudiaba el efecto emocional de la hormona oxitocina y los numerosos estados de ansiedad que combatía. Si fuera así, ¡cuantísima oxitocina estaba segregando en aquel momento! pensó.

De repente, le mencionaron. Daniel estaba en un completo estado de incertidumbre. Se sentía nervioso, tenía miedo, no sabía qué le iban a hacer, si le iba a doler… las emociones surgían a borbotones y aun así él tenía muy clara su meta: volver a correr para poder ser el mejor delantero del mundo.

Hablando con un alumno sobre su trabajo del Diario Reflexivo se nos ocurrió una idea interesante para hacer pensar y escribir a nuestro grupo de alumnos de una forma creativa y divertida.

El alumno me comentó que unos amigos suyos tienen una página web www.diezpalabrasunrelato.com.
"Diez palabras, un relato” es una propuesta para crear relatos cortos a partir de diez palabras escogidas al azar por otra persona, respetando su orden, tiempo, género y número, para construir una historia con sentido.

Me pareció una idea genial para que nuestros alumnos fomentasen su creatividad y le diesen al coco. En nuestro caso se crea un relato con unas palabras que nacen de un contexto, una Unidad de Fisioterapia de un hospital y de unas personas que tienen relación con la Fisioterapia (fisioterapeutas, estudiantes de fisioterapia y pacientes).

Las palabras escogidas son OXITOCINA, INCERTIDUMBRE, EMOCIÓN, META, EMPATÍA, MOTIVACIÓN, DOLOR, PACIENTE, ARMONÍA Y TERAPIA.Podría hacer una reflexión acerca de las palabras elegidas pero no es mi objetivo en esta entrada. Mi objetivo es mostraros mi fisio-relato. A ver si os gusta ( es ficción, que quede claro):

Intentando buscar una frase que resumiera mi estado de ánimo después de la celebración de la I Jornada Clínica de Fisioterapia Sin Red, me encontré con ésta:

El viaje perfecto es un círculo. El placer de la ida. El placer de la vuelta.
 
Es de un periodista y escritor italiano y me pareció perfecta para describir mi experiencia. Un grupo de compañeros de Madrid decidimos, impulsados por la energía y la motivación del equipo de Fisioterapia Sin Red, ir a Valencia. La jornada era muy atractiva y contaba con elementos a su favor desde el principio. Un marco como el Oceanogràfic, cuatro enfoques terapéuticos diferentes, pacientes en directo y el espíritu 2.0 omnipresente. Más que suficiente para no faltar. Lo que me sorprendió gratamente es que el viaje en sí mismo, se convirtió en parte de la jornada.

Creamos un equipo de trabajo cooperativo dentro del coche. Se facilitó la comunicación,  se logró interacción entre los ocupantes del vehículo y se compartió información instantáneamente.  Además de desvirtualizarnos ( término utilizado por los twitteros ) creamos una atmósfera alegre, estimulando nuestras emociones positivas y mejorando nuestra cognición.

Cuando eres profesor-tutor en estancias clínicas de fisioterapia siempre llega el momento más o menos temido de la evaluación del alumno. Actualmente las rúbricas y sistemas de evaluación intentan ser lo más objetivos posibles habida cuenta que se están valorando aspectos que van más allá de los conocimientos que el alumno haya podido adquirir, es decir, su correcta aplicación, el trato personal y humano con el paciente y con el resto de compañeros y trabajadores que comparten una sala común (gimnasio, aunque no me gusta llamarlo así), desempeño personal, habilidades sociales y emocionales, lógica, razonamiento, deducción...

Uno de los ítems que casi siempre debemos valorar y que en algunas ocasiones, por experiencia previa (y otras veces por simples prejuicios, que de todo hay) podemos enfocar erróneamente, es la iniciativa del alumno.

Iniciativa

    • Del latín initiātus, iniciativa es aquello que da principio a algo. Se trata del primer paso de un proyecto o del punto de partida de alguna acción.
    • La iniciativa también es la cualidad personal que tiende a generar proyectos o propuestas. Una persona con iniciativa es aquella que suele promover emprendimientos
    • La acción de adelantarse a otros en el obrar o en el hablar también se conoce como iniciativa.

Tras la primera y segunda parte sobre los cursos online, enfoco ahora esta entrada para mostrar cómo creo que deberían ser los cursos  para fisioterapeutas.

Aunque los cursos online pueden tener diseños muy distintos, hay elementos comunes que no pueden faltar:

    • Curso dividido en lecciones y temas: si es posible con libertad de itinerario por parte del alumno y mediante un mapa de localización conceptual, que haga saber al estudiante en cada momento dónde se encuentra, lo que lleva realizado y los temas que faltan por estudiar.
    • Existencia de temas de ampliación, o al menos, enlaces de referencia a otros sitios web, de forma que el alumno pueda aumentar conocimientos sobre aspectos que le interesen especialmente, a pesar de que éstos no sean objeto de evaluación.
    • Preguntas de test al final de cada tema: preguntas variadas y evitando que se repitan mediante un buen almacén de preguntas y respuestas aleatorias. La inclusión de preguntas razonadas es también necesaria.
    • Existencia de elementos multimedia: audio, video, imágenes, tablas y gráficos. Todos estos elementos deben ser pertinentes al estudio, no incluirlos simplemente por estética.
    • Si el curso está dividido cronológicamente en lecciones, el profesor deberá ser un elemento dinamizador que ayude al estudio y retroalimente al alumno para cumplir adecuadamente los plazos marcados en el itinerario docente.
    • Monitorización de la evolución del estudiante tanto por respuestas dadas a distintos test existentes en el itinerario del curso, como mediante la estadística de accesos y tiempos de conexión que nos puede proveer el sistema informático.
    • Existencias de foros de discusión y debate donde alumnos y profesores puedan estar en comunicación directa y plantearse y resolverse dudas.

Los principales problemas en los actuales métodos de evaluación de los cursos online son dos: la correcta identificación del usuario (estudiante) que está realizando el curso y el examen; y la elaboración e implementación del propio examen en sí. La evaluación de un curso online, en especial cuando la titulación obtenida faculta a un determinado personal sanitario (fisioterapeuta) para la realización de técnicas de tratamiento es una cuestión capital y comienza con una correcta identificación del estudiante que ha realizado el curso y se dispone a realizar el examen final.

Actualmente la forma de identificarse frente a un sistema automatizado sin intervención humana, sea este una plataforma educativa, un cajero automático, nuestro móvil o la entrada a la sede de la CIA en Virginia, se basa en los siguientes métodos:

    • Lo que uno tiene: puede ser un "pinchito" USB que faculta para acceder a un ordenador, un token RSA, una llave digital, un DNI electrónico, etc.
    • Lo que uno sabe: generalmente una contraseña, la combinación de nombre de usuario y contraseña es la forma más habitual de identificación digital.
    • Lo que uno es: el iris, las huellas de los dedos, los patrones faciales, las venas de las manos o cualquier otra característica o patrón biométrico que identifique a una persona de forma individual y precisa.
    • Lo que uno es capaz de hacer: por ejemplo un patrón de escritura determinado.
    • Una combinación de dos o más de estos elementos: por ejemplo es usual utilizar el DNI electrónico (lo que uno tiene) con una contraseña (lo que uno sabe); así la pérdida del objeto que permite el acceso al sistema no hace que la persona que lo encuentre tenga el paso franqueado al desconocer el segundo elemento (la contraseña).


La Fisioterapia, como ciencia sanitaria parece tener dificultad en adaptarse a la realización de cursos online con cierto aprovechamiento y calidad del curso. Esto es debido al carácter eminentemente práctico de nuestros estudios y a la pésima calidad y paupérrima implementación de los cursos online desarrollados hasta el momento (al menos, los que un servidor ha realizado y han sido varios). Voy a escribir una serie de 3 artículos intentando exponer cómo son los cursos actuales que encontramos online para fisioterapeutas (primera parte), cómo el problema de la evaluación del curso -especialmente cuando existen certificados que deben justificar su finalización- se está realizando (mal) hasta ahora y, por último, cómo creo que deberían realizarse los cursos online para fisioterapeutas aunando profesionalidad y calidad tanto en la parte teórica como práctica (3ª parte).

Cómo son la mayoría (por desgracia) de los cursos online que encontramos actualmente

Hemos de distinguir en primer lugar los cursos sobre técnicas de tratamiento en Fisioterapia, del resto de materias que entran dentro del radio de acción de la Fisioterapia pero no son técnicas. Es decir, cursos sobre investigación en Fisioterapia, Fisioterapia basada en la evidencia, bioética, estadística, ofimática, competencias digitales... campos que no siendo propiamente técnicas de Fisioterapia, debemos conocer y manejar. Y por otro lado, tenemos los cursos sobre técnicas específicas de tratamiento en Fisioterapia. De este segundo tipo de cursos ni he encontrado ni he realizado ninguno online. Son aquellos que pueden suponer un problema a la hora de resolver la realización de las clases prácticas (hasta ahora siempre presenciales) de manera satisfactoria y de lo que hablaremos en la 3ª parte de esta serie.


Aula virtual de la UOC, ejemplo de cursos online bien implementados: https://youtu.be/wS_RiSDYaM4 

De la primera tipología que no requieren clases prácticas he realizado varios. Siendo estos cursos mucho más sencillos de implementar y ejecutar en cualquier de las plataformas educativas existentes: MoodleClaroline, LAMS, Blackboard,  etc. se siguen realizando mal, desconozco si es por ignorancia de las posibilidades que ofrecen las plataformas educativas informáticas o simplemente por dejadez (como casi todo en la vida, es mucho más fácil y se tarda menos haciéndolo mal). Seguro que si habéis realizado algún curso de este tipo os sentís identificados con esta metodología.

Fisioeducación asume desde su inicio la formación como una de sus prioridades. Sus integrantes hemos realizado acciones en este campo, dirigidas a profesionales de la fisioterapia, pero también de otras profesiones. Además, hemos participado en eventos de divulgación para la población general. Y en nuestra tarea cotidiana en los canales de los que disponemos aparecen alusiones e informaciones relativas a difusión del conocimiento, la docencia o la educación. De hecho, nuestro nombre manifiesta claramente nuestro interés en esta faceta.
A título personal también nos prodigamos en formaciones posgrado y participamos en la formación de fisioterapeutas como profesores de Prácticum. Quizá para los menos jóvenes esta denominación de las antiguas estancias clínicas, prácticas clínicas, o simplemente prácticas, les sea poco familiar, pero es la denominación que actualmente tiene la asignatura en la que se introduce a los estudiantes de Grado en el entorno clínico.
Dadas estas circunstancias será fácil de entender que tengamos afecto por ese periodo idealmente integrador, en el que el estudiante se inmersiona en la realidad de su futura profesión en contextos tan dispares como hospitales, residencias de mayores, centros de atención primaria, clínicas, clubes deportivos, etc. Esta parte de sus estudios suele suponer una carga muy alta en contenidos y dedicación, al menos teóricamente, siendo la asignatura con más créditos del Grado.

El pasado 8 de junio se celebró la II Jornada Nacional de Fisioterapia del Hospital Universitario de Móstoles. La anterior fue en 2011 y los miembros de Fisioeducación tenemos un grato recuerdo de entonces, cuando Gema Gallardo Sánchez presentó una ponencia sobre la validez de las pruebas diagnósticas de hombro. Eran otros tiempos, cuando éramos mucho menos activos en las redes sociales. Quien nos conoce sabe que somos defensores de las redes para comunicarnos de forma dinámica sobre aspectos relacionados con nuestra profesión. En esta ocasión, fuimos atentos espectadores de nuestros compañeros y de nuestra actualidad. Por supuesto, encantados de reencontrarnos con amigos, colegas y compartir además un café y unas risas. Alejados de la organización pero conocedores de los pormenores que supone idear, proponer y gestionar un evento de estas características, no podemos sino estar agradecidos por el esfuerzo de todos los colegas de Móstoles. 

Compártelo

Este sitio web utiliza cookies para su correcto funcionamiento.
Continuando la navegación, aceptas su uso.